Relaciones familiares, Drogas, Depresión, Inapetencia, Psicoterapia, Adicciones, Agresividad, Desmotivación, Hospitalización, trastorno bipolar

En mi familia hay problemas de drogas y  eso me ha afectado mucho. He tratado de apoyar pero caigo en depresión, me siento solo y quisiera salir adelante.

Por lo que refiere parece que ha intentado ayudar a los otros antes que a usted y eso la ha dejado con un sentimiento de soledad y depresión. También hay un sufrimiento familiar importante que no puede cargar solo. Entonces pensaría que es importante abrir un espacio para que trabaje su dolor y genere unos recursos que le permitan lidiar mejor con las situaciones que la vida le pone en frente. De hecho si usted está mejor podrá hacer una mejor lectura de la situación y podrá actuar de una manera que le aporte más a quienes quiere.

¿Qué causa el trastorno mixto de depresión y ansiedad?
Los motivos son singulares en cada caso. Seguramente tienen que ver con eventos vividos en la historia de quien lo padece, pero fundamentalmente con lo que pudo o no hacer con eso que vivió, está viviendo y vivirá. Es importante tener un espacio para hablar y explorar esos motivos y resolver los conflictos que están de base. Así podrá resolver su situación y recuperar su tranquilidad.

Un familiar  ha iniciado un proceso para dejar una adicción pero ha recaído, duda si continuar ¿debe dejar el proceso?

Los procesos de cambio toman un tiempo y conciernen a movimientos en asuntos que están atascados y muchas veces se remontan hasta la niñez. Lo más frecuente en la consulta es que por un tiempo la gente repita hasta que llegue a construir nuevas formas de resolver la dificultad que solucionaba por la vía del problema que tenía. De hecho, los motivos de consulta remiten a asuntos en que la persona está tan enredada para resolverlo que por eso es necesario que consulte. En el proceso se abordan temas importantes y una interrupción abrupta violenta las posibilidades de que el que el incipiente proceso pueda desarrollarse. Por supuesto, lo deseable es que sea la propia persona quien pueda sostener su espacio para trabajar en lo que le pasa, aunque en ocasiones es necesario el apoyo de los más cercanos.



¿Cómo puede manejarse la ansiedad que produce el querer dejar el alcohol?

La ansiedad seguramente lleva más tiempo con usted que sólo este momento en que quiere dejar el alcohol, sólo que estaba cubierta y taponada por la bebida. Hay asuntos en su historia, en su vida, en sus pensamientos y sentimientos entre otros, que causan el empuje a beber y la ansiedad al no poder hacerlo. Resulta fundamental que pueda trabajar sobre esos asuntos que están en la causa y así pueda ir mejorando sus posibilidades y recursos para manejar situaciones, retos, conflictos de su psiquismo, etc. Y así reducir la ansiedad.


Si tengo ideas suicidas, poco por qué querer vivir, aburrimiento en casi todo lo que hago, incapacidad para concentrarme en proyectos pasados o presentes, irritabilidad ante las personas y las pequeñas cosas. ¿Qué debo hacer?

Muchas veces las personas luchan durante un tiempo determinado por tratar de resolver sus dificultades sin consultar o buscar ayuda. Sin embargo, en muchas ocasiones no es suficiente con los recursos que la persona tiene para poder resolver su situación y requiere que alguien le ayude a resolverla. En este momento sus proyectos, su sentido de vida y su estado anímico están afectados. Es importante que pueda emprender un proceso psicoterapéutico que le ayude a salir de su situación. 

Últimamente me siento muy deprimido, no tengo ganas de vivir, nada tiene sentido, no logro ubicarme laboralmente, tengo conflictos con mi pareja y con mis hijos, me torno muy agresivo y ya no tengo ganas ni de comer, no sé qué hacer.

Parece que está atravesando por un momento difícil en el que diversas áreas de su vida se complican. La familia, el trabajo y especialmente la relación con usted mismo y sus ganas de vivir. En estas circunstancias es importante buscar un espacio para hablar de lo que le pasa, ir descifrando el sentido de su sinsentido e ir entendiendo las dificultades en estas áreas y fortaleciendo los recursos que tiene para ir resolviéndolas.
 

He tenido dificultades para ir a trabajar, no me siento motivado y en la consulta médica psiquiátrica me diagnosticaron depresión y me dieron medicación. Me gustaría saber si ese diagnóstico es acertado.

Desde mi punto de vista la depresión tiene tras de sí asuntos de la vida, de los sentimientos y pensamientos que es importante hablar, exteriorizar y analizar para poder resolver. De este modo, se resuelve la causa y por ende la depresión, tristeza o desazón. En ese sentido, más que un diagnóstico preciso considero que es importante que pueda hablar de eso que le pasa en un trabajo de varias sesiones, que le permitirá entre otras cosas darse cuenta de lo que le ocurre, reconocerlo y también a sus causas. Hay aspectos de la relación terapéutica que ayudan a construir un lazo fuerte que permita sostener el trabajo sobre esos aspectos de la vida que muchas veces son dolorosos o angustiantes, pero que es necesario abordar para resolver la situación. 




¿Es suficiente el tratamiento durante una hospitalización psiquiátrica para resolver una depresión?

La hospitalización implica una atención de urgencias, pero no es un tratamiento completo en sí mismo. Es como si con respecto a un dolor debido al cáncer la persona acude de urgencias y la hospitalizan para realizar el manejo del dolor pero no se realiza un tratamiento para el cáncer, entonces, el problema continúa y seguramente empeore. La depresión tiene unas causas en la historia de vida de la persona y aunque la persona considere que en su vida no ha sucedido nada traumático como para sentirse deprimido, las razones de fondo siguen allí y es necesario trabajarlas en un espacio psicoterapéutico propio, que por supuesto requiere una constancia y compromiso.



Tengo fobia social y depresión pero los tratamientos psiquiátricos no funcionaron. 
La depresión y las dificultades en las relaciones sociales requieren un espacio adecuado para abordar sus causas. Si teme aproximarse a las personas seguramente eso ha tenido efectos en su vida y acentúa los sentimientos de tristeza. Un psicoanalista puede ayudarle a trabajar en estas temáticas desde la palabra.



¿Cómo sé si debo visitar un Psicólogo o un Psiquiatra? sufro de ansiedad y mi calidad de vida ha desmejorado mucho, anteriormente me he tratado con psicólogos, pero no sé si ahora sea mejor buscar a un psiquiatra.

Desde mi punto de vista, las soluciones de fondo requieren hablar y trabajar sobre los asuntos que originan la ansiedad. Ahora, hay varias formas en que se responde a estas cuestiones. La psiquiatría aporta fundamentalmente medicamentos que ayudan a reducir los síntomas por un tiempo y que resultan importantes para estabilizar en ciertos periodos de crisis. Sin embargo, si no se han trabajado las causas psicológicas de los mismos los síntomas retornarán o aparecerán de otras formas. La psicoterapia suele aportar soluciones más de fondo. Esta suele ser llevada a cabo por psicólogos clínicos, pero también algunos psiquiatras cuentan con la formación para realizarla.  Esta se lleva a cabo desde diversas perspectivas: psicoanalítica, sistémica o cognitiva-conductual. Me pregunto ¿desde dónde han trabajado los procesos que ha hecho? ¿ha persistido en ellos o los ha abandonado a medio camino? ¿ha asumido sus procesos con continuidad o ha acudido de manera inconstante? Podría intentar un nuevo terapeuta o un nuevo enfoque o quizá asumir el proceso de una manera más decidida. No todos los procesos son para todas las personas o tal vez en este momento de su vida pueda asumir su proceso de una nueva manera. 

¿Qué síntomas en general son característicos del bipolar? ¿Qué especialista debo buscar para este problema?

En general, el diagnóstico de bipolaridad se refiere a la presencia de estados de depresión (falta de deseo de hacer cosas que pueden conducir a la inactividad, sensación de tristeza profunda, autorreproches y sentimientos de poca autovalía, en ocasiones pensamientos de muerte) alternados con estados que implican un problema en el control de impulsos (intensa actividad, disminución de las horas de sueño, que se relacionan con dificultades para organizar el pensamiento, detener el flujo de ideas, percibir límites necesarios para evitar poner en riesgo a la propia persona o a otros). Sin embargo, las personas coloquialmente hablan de bipolaridad para referirse a estados de tristeza que se alternan con otros de tranquilidad o sensación de euforia. No necesariamente el término en sí mismo indica las causas, pero sí habla de un malestar en esa persona, sea o no conciente de la dificultad.  Hay distintos profesionales que pueden atender esta problemática y distintos lugares por los que podría empezar. Entre ellos, podría acudir a un psicoanalista y explorar su problemática (o la de la persona a la que se refiere) y definir la pertinencia de involucrar un apoyo de otros profesionales en el proceso.





Tuve un año eufórico y relajado y luego más de un año deprimido, sin poder hacer mis actividades regulares, con confusión, miedo, insomnio, sin querer vivir ¿Esto tiene algún tratamiento?

Será importante que pueda hablar de lo que le pasa y trabajar sobre sus causas. Si estuvo triste, con su pensamiento desorganizado, miedo y desmotivación hacia la vida hay unas razones para eso y es importante poder hallarlas y trabajar para resolverlas en su proceso psicoterapéutico.


Mi papá tiene 65 años y tiene una alta depresión. ¿Esto tiene cura? Nunca ha tenido ningún tratamiento.

Pienso que es posible tratar la depresión mediante una psicoterapia en cualquier edad o momento vital. Lo importante allí es que él tenga interés en consultar y que se comprometa con su proceso, en el cual puedan abordarse los asuntos que están de fondo causando el problema. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Currículum

Adolescentes: Depresión, desmotivación, bajo rendimiento académico, ansiedad, timidez, inmaduréz, Anorexia y bulimia, Test de la figura humana, ira, relaciones sociales, agresividad, identidad sexual.

Pareja: Celos, desconfianza, agresividad, ruptura amorosa.